Skip to main content

Todos sabemos que la alta ingesta de azucares en nuestra dieta es perjudicial para la salud, pero eliminarlos también puede ser muy difícil, especialmente porque puede desencadenar una variedad de síntomas desagradables. 

@Advertencias sobre exceso de azúcar y sodio en ciertos productos mexicanos, imagen tomada de Twitter. 

Anuncios Publicitarios

A medida que la producción masiva de alimentos se ha convertido en la norma, ahora se agregan sacarosa y otros azúcares a los alimentos para hacerlos más atractivos y deliciosos al publico. Más allá del sabor y la “placentera sensación en la boca”. La ingesta de alimentos con alto contenido de azúcar, reflejan profundos efectos biológicos en el cerebro.

Siguiendo el ejemplo, la sacarosa activa los receptores del sabor dulce en la boca, lo que finalmente conduce a la liberación de una sustancia química llamada dopamina en el cerebro. La dopamina es un neurotransmisor, lo que significa que es una sustancia química que transmite mensajes entre los nervios del cerebro. Cuando estamos expuestos a un estímulo gratificante, el cerebro responde liberando dopamina, razón por la cual a menudo se le llama la sustancia química de “recompensa”. 

La consecuencia de estos efectos se traduce en la parte del cerebro involucrada en el placer y la recompensa. Lo que significa que estamos impulsados a repetir los comportamientos que causan la liberación de dopamina. Por esa razon, anhelamos tanto la comida chatarra (junk food).

En ratones, existe una fuerte evidencia que sugiere que el consumo de azucar (sacarosa) puede cambiar las estructuras en el cerebro que son activadas por el neurotransmisor (dopamina), así como alterar el procesamiento emocional y modificar el comportamiento tanto en animales como en humanos. 

Los dolores de cabeza son un efecto negativo que las personas informan después de dejar de consumir azúcar. @Unsplash, headache.

La abstinencia del azúcar reporta síntomas tanto mentales como físicos, que incluyen depresión, ansiedad, confusión mental y antojos, junto con cefaleas dolores de cabeza, cansancio y mareos

Otra investigación en animales ha demostrado que los efectos de la adicción al azúcar, la abstinencia y la recaída son similares a los de las drogas. Pero la mayor parte de la investigación que existe en esta área está en animales, por lo que actualmente es difícil decir si es lo mismo para los humanos. 

Al igual que con cualquier cambio en la dieta, mantenerlo es clave. Si desea reducir el azúcar de su dieta a largo plazo, es crucial poder pasar las primeras semanas difíciles. Sin embargo, también es importante reconocer que el azúcar no es “malo” en sí mismo, pero que debe consumirse con moderación junto con una dieta saludable y ejercicio. 

También podría interesarte: 

Este artículo apareció originalmente en The Conversation y se vuelve a publicar bajo una licencia Creative Commons..

Anuncios Publicitarios

Redacción GodScience

About Redacción GodScience

Redacción GS.

Leave a Reply