Skip to main content

-86 mil millones. Esa es la cantidad de células que tiene tu cerebro. Sin duda, la masa cerebral controla tu cuerpo como ninguna otra cosa.

@Morgan Housel, unplash.com

Una de las practicas que intento desarrollar en mi vida diaria, es el habito de la lectura. Los beneficios que se obtienen al estimular a tu cerebro son infinitos. Por esa razon debemos dedicar la mayor parte de nuestro tiempo a cuidarlo. Sin embargo, no lo hacemos. De hecho, la mayoría ni siquiera cree que el cerebro necesite cuidados.

Los expertos han determinado que nuestro estilo de vida moderno están destruyendo nuestras vías neuronales, haciéndonos más lentos, más tontos y menos creativos.

Hay cientos de razones por las que ese es el caso. Para solucionarlo, debemos ser conscientes de los malos hábitos que hemos adquirido. Para algunos, estos hábitos pueden ser un shock, porque nunca hubieran pensado en el daño que se están haciendo a sí mismos con su indulgencia.

Veamos cuáles son.

El efecto desastroso de la inactividad

Desde que el trabajo a distancia se ha convertido en la norma, muchas personas se han encontrado sin salir de sus dormitorios. Personas que comen, beben, duermen y trabajan en el mismo lugar todo el día.

El único ejercicio que hacen, es salir por las compras, que gracias a la tecnología también se pueden entregar.

Ya sea que se den cuenta o no, tiene graves consecuencias. Estar sentado demasiado tiempo está directamente relacionado con enfermedades cardíacas, obesidad, depresión, demencia y cáncer. Ademas de esto, también provoca cambios perjudiciales en ciertas neuronas en el cerebro.

Es momento de que todos comprendamos un hecho simple: el movimiento es bueno. Libera endorfinas que nos hacen sentir mejor, mantiene nuestro corazón sano y hace que nuestro cerebro funcione mejor.

Estar demasiado tiempo sentado durante el trabajo, nos hace contener la respiración mientras escribimos en nuestras computadoras. Puedes notar esto tú mismo. Esto conduce a una menor cantidad de oxígeno en el cuerpo y, como consecuencia, falta de claridad en nuestros pensamientos, fatiga y la falta de concentración.

Como arreglarlo?

Ahora, esto no significa que vayas al gimnasio o contrates a un entrenador.
20-30 minutos de movimiento es todo lo que necesitas. La popular regla de los 10,000 pasos también es un gran objetivo a perseguir. Si estás pensando — “No tengo tiempo”, te estás mintiendo a ti mismo.

Desde grandes inventores como Nikola Tesla y Charles Darwin hasta los directores ejecutivos más ocupados como Jobs, Zuckerberg, Jeff Weiner y Jack Dorsey, todos son fanáticos de caminar.

Un enfoque simple es caminar y hablar al mismo tiempo. Toma todas las llamadas que puedas y sal a caminar. Antes de que te des cuenta, fácilmente alcanzaras tu objetivo y no perderás tiempo extra en él. Otro enfoque es tener un escritorio que te permita pararte y continuar tabajando para que te ayude a moverte más y a quemar más calorías.

Eres lo suficientemente inteligente como para conocer los beneficios. Solo necesitas aplicarlo en tu vida. Y con estas sencillas formas, no hay excusa para no hacerlo.

El asesino número uno de la concentración

La cantidad de información que revisamos en un día promedio es sorprendente. El estadounidense promedio consume alrededor de 34 gigabytes de datos e información por día, un aumento de aproximadamente 350 por ciento en casi tres décadas, según un informe de la Universidad de California en San Diego.

No es de extrañar– nuestro asesino número uno de la concentración es el constante estimulo sensorial.

Esto incluye correos electrónicos, redes sociales, hablar con personas, notificaciones, reuniones y mucho más. Si no gestionamos mejor nuestro consumo, puede resultar en abrumadores y sobrecargas de información.

Algunas personas se enorgullecen del hecho de que pueden leer un libro mientras viajan al trabajo a una velocidad 3 veces mayor y escuchar 2 podcasts mientras revisan correos electrónicos, libros y noticias. Pero eso no es nada de lo que enorgullecerse.

Incluso una pequeña información puede dificultar el enfoque. Por ejemplo, si está tratando de concentrarse en una tarea y sabe que un correo electrónico está sin leer en su bandeja de entrada, puede reducir su coeficiente intelectual efectivo en 10 puntos.

Utilice herramientas y procesos para minimizar la cantidad de contenido que consume a diario. Trate de tomar menos contenido de formato corto e invierta ese tiempo en leer piezas de formato largo. Mantienen tu concentración y te ayudan a mejorar la concentración en lugar de saltar de un tweet a otro.

Elimina las cosas inútiles como las redes sociales, las noticias, los chismes y otras cosas que no puedes controlar o que no tienen nada que ver contigo. Aprenda a estar en silencio con la mayor frecuencia posible. La quietud y el silencio calman la mente, el cuerpo y el alma. Los períodos regulares de silencio son el único remedio para nuestro abrumador consumo de contenido.

Música a todo volumen

Ya sea para hacer ejercicio, caminar o realizar una tarea casual como responder correos electrónicos, todos anhelamos música agradable. Y para sumergirnos en nuestras melodías favoritas, invariablemente subimos el volumen.

Sin embargo, es posible que desee pensar mucho antes de hacer eso. Con el uso popular de auriculares con cancelación de ruido, puede dañar fácilmente su audición. Cuando sus oídos se acostumbran a cierto volumen, debe esforzarse más para escuchar los sonidos normales de quienes lo rodean. Por lo tanto, no puede almacenar cosas en su memoria lo suficientemente rápido.

Headphonesty dice que te quites los auriculares mientras escuchas y que los sostengas con el brazo extendido. Si aún puede escuchar la música, bájela y repita. Este es un buen control para proteger sus oídos. Además, tome descansos regulares si tiene que escuchar música y dé un descanso muy necesario a su cerebro y oídos.

Incluso sin auriculares, tenga cuidado de estar en entornos con música alta, como clubes, estudios o conciertos. Una persona de 50 años informó un dolor de cabeza crónico después sacudir la cabeza en un concierto de metal rock. Su tomografía computarizada reveló un coágulo de sangre en el lado derecho del cerebro.

Esto no quiere decir que te suceda lo mismo. Pero la música fuerte daña nuestro cerebro de más formas de las que podemos imaginar. Es mejor bajar el volumen; aún puede disfrutar de la música que ama sin dañar su cerebro.

Ver reality shows

La verdad es que “Los reality shows son comida chatarra para nuestro cerebro, y de la misma manera que la comida chatarra nos pudre los dientes y nos enferma, los reality shows malos pudren nuestro cerebro y nos vuelven groseros”, dice la psiquiatra Dra. Marcia Sirota.

Lo que vemos tiene un efecto subconsciente definido en nosotros. Cuando sales de un cine después de ver al Capitán América, naturalmente te sientes justo, desinteresado e incluso patriota. Ahora imagina condicionar tu cerebro con el contenido basura de los reality shows.

Durante un período de tiempo, asimilamos dentro de nosotros las mismas emociones y cualidades que vemos en la pantalla. Puedo saber intuitivamente mucho sobre ti por el tipo de contenido que miras. Porque tiene un efecto significativo en nuestra conciencia, estados de ánimo y comportamientos.

Así como una gotera que lentamente puede desperdiciar galones de agua en un día, puede desperdiciar mucho potencial cerebral dedicando tiempo a ver el tipo de contenido incorrecto.

Trabajando el doble de lo que deberías, rindiendo la mitad de lo que podrías.

¿Se pregunta de qué estoy hablando? Ser multitasking.

Si consideras que el hacer muchas cosas al mismo tiempo es algo bueno, la realidad es que la interrupcion constante de las actividades, afecta tu capacidad de concentracion. En los últimos años, la multitarea se promueve como un rasgo deseado en las personas y, a menudo, llega a las descripciones de trabajo de muchos roles.

Sin embargo, el hecho es que los humanos no están hechos para realizar múltiples tareas. No podemos hacer dos cosas y prestarles la misma atención. Solo las computadoras pueden hacer eso.

Un malabarista parece estar haciendo malabarismos con tres pelotas a la vez. Parece como si estuviera prestando la misma atención a cada uno de ellos, al mismo tiempo. Sin embargo, cambia continuamente entre las bolas, lo que nos da una ilusión de multitarea.

Clifford Nass, profesor de psicología en la Universidad de Stanford, dice que la multitarea ininterrumpida de hoy en día en realidad desperdicia más tiempo del que ahorra, y dice que hay evidencia de que también puede estar matando nuestra concentración y creatividad.

Al principio, le fascinaban las personas que afirmaban poder hacer más de una cosa a la vez. Esta gente debe ser realmente inteligente, pensó.

Sin embargo, cuando los estudió, descubrió que la realidad era lo contrario. Fueron golpeados por sus compañeros en todo tipo de tareas cognitivas y son “fanáticos de lo irrelevante”. También agregó,

“Las personas que realizan múltiples tareas todo el tiempo no pueden filtrar lo irrelevante. No pueden administrar una memoria de trabajo. Están crónicamente distraídos. Ellos inician partes mucho más grandes de su cerebro que son irrelevantes para la tarea que tienen entre manos. E incluso, incluso son terribles en la multitarea.

Cuando les pedimos que realicen múltiples tareas, en realidad lo hacen peor. Así que son un desastre mental. (risa)”

La investigación también ha encontrado que las personas que realizan múltiples tareas tienen menos densidad en la corteza cingulada anterior, una región responsable de la empatía y el control cognitivo y emocional.

En esencia, cuanto más realiza varias tareas a la vez, más daña su cerebro.

Para salir de este bucle, descubra su ÚNICA cosa. Prioriza tu vida sin piedad para centrarte solo en lo esencial. El miedo a no completar nuestra lista de tareas pendientes es la razón detrás de nuestro hábito de realizar múltiples tareas.

La solución no es trabajar más. La solución es reducir la lista y mantener solo lo que importa. Una vez que lo hagas, ya no sentirás la presión de hacer diez cosas diferentes a la vez.

Cuando se quita esa presión, su concentración y creatividad también aumentan, lo que lleva a una mejor producción en menos tiempo.

Libre de azúcar: “¿Está libre de azúcar o el azúcar esta libre?”

Vivimos en un mundo donde el azúcar está en todas partes. No hay alimentos procesados que no contengan azúcar de alguna forma, simplemente porque es adictivo y ayuda a las marcas de alimentos a vender más unidades.

Como consumidores, debemos desconfiar de este hecho. El consumo de azúcar puede provocar un aumento en los niveles de azúcar en sangre y crear patrones de flujo sanguíneo anormales en el cerebro. El consumo excesivo de azúcar también puede provocar estrés oxidativo que a su vez conduce a estados de ánimo, depresión, mala memoria, baja concentración y pensamiento más lento.

Básicamente, su cerebro tendrá un rendimiento inferior y ni siquiera sabrá por qué.

Para controlar su consumo de azúcar, le sugiero que lleve un diario de sus elecciones de alimentos durante uno o dos días. Dado que el azúcar es tan omnipresente, puede terminar en su boca antes de que se dé cuenta. Si está más atento, revisa las etiquetas e incluso evita los alimentos procesados, tendrá un buen comienzo.

Pensamientos finales

Estos fueron algunos de los hábitos pasados por alto que están dañando su cerebro a largo plazo. En un momento, probablemente me estaba entregando a todo lo anterior. Pero después de recortar, me encuentro más productivo, menos temperamental y mucho más feliz.

Junto con ellos, no olvide los conceptos básicos de una buena salud cerebral: buena dieta, sueño, beber suficiente agua, etc.

Cuidar nuestro cerebro es nuestra responsabilidad. No se cuidará mágicamente de sí mismo si vivimos nuestras vidas de acuerdo con nuestros caprichos y fantasías.

Un artículo de Shivendra Misra

Redacción GodScience

About Redacción GodScience

Redacción GS.

Leave a Reply